Lavadoras Modelo AL

AL-800, AL-1.500, AL-2.000 y AL-3.000 automatica

Las lavadoras INCALFER solucionan el delicado y difícil problema del lavado de vegetales de hoja, hortalizas y frutas, asegurando un lavado profundo y confiable, acorde con las mas exigentes normas sanitarias. Ideal para el lavado continuo en cantidades importantes necesario en las industrias de alimentos procesados, obtenido en tiempos breves y costos mínimos.

Ficha Técnica

MODELO AL-800 AL-1.500
Dimensiones (mm) 900 x 3.000 x h 1.500 1.000 x 3.500 x h 1.500
Potencia 4 HP 6 HP
Peso 220 Kg. 290 Kg
Producción (Kg./h) de lechuga cortada 300 580
Producción (Kg./h) de frutas y hortalizas

 

Descargar Folleto

Para pequeñas industrias con procesos de batch, con el mismo principio de las lavadoras continuas, se ofrecen las lavadoras modelo TR-F  con tina de lavado fija y la TR-V con descarga del producto lavado por vuelco de la tina a palanca manual u operada por pistón neumático.
A pedido, nuestras lavadoras pueden incluir dosificadores de productos bactericidas para agregar al agua circulante así como dispositivos adicionales y filtros especiales para la separación de insectos.  De igual modo, para el caso de líneas de producción de procesos diversos, pueden ser provistos con calentadores a gas o eléctricos para operar con agua caliente.  Toda la construcción en acero inoxidable calidad AISI 304.  Estas maquinas pueden recibir productos directamente a la salida de las cortadoras, sin necesidad de empleo de mano de obra.

Principios Operativos

El principio de funcionamiento de las lavadoras Modelo AL consiste en generar un movimiento rotativo del agua en forma de espiral que lleva el producto sumergido desde el extremo de entrada hasta el de salida, donde se monta sobre una cinta transportadora que lo enjuaga, lo escurre y lo vuelca fuera de la maquina.

El agua es inyectada con velocidad regulable, que se ajusta según la delicadeza del producto en proceso, y en forma tangencial dentro de una tina de lavado que tiene forma de cilindro horizontal y esta sumergido en una batea.

Una bomba centrífuga hace circular el agua pasando de un estado de movimiento muy intenso al ser proyectada sobre el producto, a un estado de casi reposo donde precipitan las partículas desprendidas que se depositan en el fondo de la batea.

El agua de enjuague con una lluvia de agua limpia de red ingresa al circuito renovando el caudal circulante.

Al terminar la jornada, se hallará en el fondo de la batea el barro e insectos separados en el proceso de lavado.